Nada es lo que parece

Hoy en día nada es lo que parece… Las tendencias nos dicen que los productos para niños, lo consumen también los adultos, hay hombres fans de prendas que hasta hace poco, formaban parte casi exclusiva del universo femenino, consumidores con poder adquisitivo ávidos de tesoros low cost, jóvenes devoradores de películas retro… En definitiva, no hay que dar nada por hecho, dejar de lado el pensamiento convencional y conquistar el lateral, como vía para crear cosas tan chulas como las que protagonizan este post.

Aceite de oliva ultra-premium. Edición limitada.

Paella de calamar. Un producto de Momo para urbanitas, curiosos, inquietos, con clase, amantes del buen comer, con poco tiempo, con vida social, y mayores de 25 años. Todo ello en esta elegante lata.


Capsulitas de chocolate. Ideal para una emergencia chocolatera.

Elementos para el hogar. Papel de aluminio, bolsa para sandwich, para congelar…


Leche. En femenino.

Sal y Pimienta. Para ponerse las pilas haciendo deliciosas recetas.

Perfume. Un aroma enlatado.

Vino. Sobrio y moderno.

Las apariencias engañan… pero, ¡benditas apariencias!

¿Qué os han parecido esta forma tan fresh de innovar? ¡A mi me encanta!

Esta entrada fue publicada en Marketing, Tendencias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.