Mi hermano de marca

Durante varios años, hemos visto como optar por segundas opciones, ha dado muy buenos resultados. Lo segundo puede ser mejor que lo primero, suele ser una alternativa para seguir luchando, para cubrir nuevas metas, para esos Planes B que tanto me gustan…

Pero de lo que quiero hablaros es de esos hermanos que tienen las marcas, que cumplen su papel a la perfección y que esas segundas decisiones que se tomaron, cobran hoy en día vital importancia. En el Tostador dedicamos este post a las Segundas Marcas… 

Las segundas marcas, ayudan a seguir creciendo en las empresas, a buscar nuevos nichos y alcanzar segmentos que con la actual resulta mucho más complicado. En muchísimos casos, la segunda marca se convierte en una marca fuerte, con identidad propia, que consigue compradores y usuarios fieles, que caen cautivados por esta marca, quizás sin saberlo, por la influencia y el atractivo de la Marca Primera.

Veamos algunos ejemplos de segundas marcas, que me gustan especialmente, en distintos sectores.

1. Aristocrazy, la marca “Dos” de Suárez. Sus anillos se comercializan en gimnasios de gama media-alta. Sinceramente, ¡un gran acierto!
2. Tous in Heaven, la marca joven de Tous.

Tous in heaven

3. Two By Rosa Clará, los vestidos de novia de Rosa Clará con propuestas más económicas.

4. By Basi, la segunda marca de Armand Basi.

5. “U” de Adolfo Domínguez. Más joven, más fresca, más asequible.

6. “Vi Cool” de Arola… Esencia Arola más accesible.

7. Hotel and Go. Aire fresco de los Hoteles urbanitas del Grupo Husa. Un concepto con mucho recorrido: sleepandgo, shoppingandgo…


8. Karla de Karlsberg… La bebida para mujeres con vitaminas y ácido fólico, que ha conseguido introducirse en Farmacias.


9. Pink, la marca rosa de Victoria’s Secret. Una delicia…

Hay muchos más ejemplos de Marcas hermanas: Prada y MiuMiu, Mercedes y Smart, Custo y Custo Line, y un largísimo etcétera.

Pero no siempre las segundas marcas son más baratas, se dirigen a públicos más jóvenes, o al mismo público, a veces ocurre a la inversa. 

Es el caso de COS, la marca de H&M, con precios más altos y otro concepto más exclusivo o por ejemplo de HE by Mango, cuyo objetivo es seguir conquistando, pero esta vez al público masculino.

Me declaro fan de las segundas marcas, y reconozco que disfruto dedicando tiempo a analizar y buscar las diferencias con la Primera: su precio, su estilo, su ambiente, su comunicación, su distribución, su marketing… Creo que estas decisiones son buenas oportunidades para crecer, sorprender, cautivar, y una prueba de escuchar y acercarse activamente al mercado, sin perder la esencia. 

Y vosotros, ¿qué pensáis de las segundas marcas?

 

Esta entrada fue publicada en marcas, Tendencias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.