Ser original en todo…


Así es David Delfín, un diseñador que no deja de sorprender en todos los proyectos en los que se implica. Una marca atrevida, polémica, alternativa. Y como marca conocida, reconocida y aceptada, David Delfín ha sido coherente con su esencia y posicionamiento, ofreciendo su creatividad a una bodega riojana, con una peculiar presentación y un original embotellado del vino.

¿Y por qué no percibir al instante las cualidades saludables y terapéuticas del vino, que creando un envase más cercano al sector farmacéutico que del sector enológico?

Desde luego, me ha parecido interesante, porque demuestra que se puede innovar en el sector del vino más allá de la etiqueta, contando con colaboradores que aporten ideas novedosas, distintas e incluso diría que frescas.

¡Por el buen vino y las buenas ideas!

Esta entrada fue publicada en Tendencias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.