Que el ritmo No pare…

Ante la situación de incertidumbre que estamos viviendo, muchas empresas han tomado la decisión firme y tajante de cortar, que no recortar, de forma “provisional” (hasta que todo se estabilice) sus acciones de marketing, comunicación, publicidad, o en definitiva han eliminado una importante vía de conexión con sus actuales y posibles nuevos clientes.

Estoy de acuerdo que limitar los presupuestos de marketing nos ayudará a aliviar la cuenta de resultados, pero yo me pregunto, ¿qué pasará después? ¿Tendrá la empresa que invertir el triple para volver a recordar que seguimos aquí, que seguimos ofreciendo lo mismo, qué somos los que éramos? No sé, no sé, quizás otros más sensibles al momento, hayan aprovechado para alcanzar posiciones, y atrapar a algunos de nuestros antiguos clientes (porque es posible que alguno ya sea historia).

Lo que aconsejo es optimizar, atinar, rodearse de partners que ayuden a las empresas a seguir, pero además dejándose ver, con propuestas sencillas, pero atractivas.

En definitiva, que el ritmo no pare…

Esta entrada fue publicada en Tendencias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.